Negligencias médicas en medicina intensiva

La medicina intensiva en España tiene uno de los mayores porcentajes de efectos adversos. Por ello, es fundamental que cada familia haga valer sus derechos no solo ante el defensor del paciente, sino también ante la justicia.

Incidencia de las negligencias médicas en la medicina intensiva

Para ofrecer una información detallada, vamos a extraer los datos más relevantes del estudio observacional, de cohortes, prospectivo que se realizó en 79 unidades de cuidados intensivos del país. En él se tuvieron en cuenta los datos de 1017 pacientes diferentes en un periodo de 24 horas.

Lo más preocupante es que más de la mitad de los pacientes, un total de 595, sufrieron algún evento adverso. Además, se registraron 1424 incidentes diferentes, por lo que varios afectaron a los mismos usuarios del servicio hospitalario. La tasa de aparición de incidentes fue de 5,89 por cada 100 pacientes y hora.

Los incidentes y eventos adversos más habituales

Entre los incidentes detectados, aquellos que se comunicaron con una frecuencia mayor fueron los relacionados con la medicación de los pacientes. Los siguientes más habituales fueron los vinculados con equipos o aparatos, seguidos de los cuidados médicos y de los catéteres vasculares y las sondas.

Respecto a los efectos adversos (incidentes que causaron daño a los pacientes), los que registraron un número superior fueron los relacionados con los cuidados y con infecciones nosocomiales.

¿Es posible evitar estas situaciones?

Por desgracia, tal y como dejó claro este estudio, la mayoría de las reclamaciones médicas podrían no haber ocurrido si se hubiese seguido al pie de la letra el protocolo. En este sentido, hasta el 90 % de ellos fueron declarados evitables o posiblemente evitables. Algo similar sucedió con los eventos adversos, donde la cifra alcanzó el 60 %.

De hecho, el estudio hace hincapié en este aspecto, y nombra los motivos más habituales por los cuales se produjeron los incidentes:

  • Estrés.
  • Falta de atención.
  • Distracciones.
  • Falta de experiencia.
  • Poca supervisión.

También hay otras causas ajenas a los propios trabajadores sanitarios, cuyo origen tiene que ver con el entorno laboral:

  • Carga excesiva de trabajo.
  • Funcionamiento incorrecto de aparatos.
  • No adhesión a los protocolos.

La gravedad de los daños

Los servicios de medicina intensiva trabajan con pacientes cuya situación es crítica, y hay que destacar que el 21,5 % de los eventos adversos tuvieron un daño moderado, mientras que el 3,65 % fueron calificados graves. Dentro de este último grupo, 9 de cada 1000 pacientes fallecieron como consecuencia de un evento adverso, algo que hace necesario presentar una denuncia al hospital en estos casos.

También es reseñable la falta de comunicación a los pacientes y sus familiares sobre los incidentes sin daño (solo se informó del 6,8 % de ellos), así como de los eventos adversos (se dio parte del 54 % de ellos).

Todo lo anterior hace que sea una necesidad real para muchas familias acudir a un abogado especialista en negligencias médicas. En Aporcentaje podemos ayudarle a encontrar responsables por la mala práctica médica que haya sufrido. Contacte con nosotros.