¿Cómo hacer la Renta los preferentistas y trabajadores impagados?

El Registro de Economistas y Asesores Fiscales (REAF) ha realizado dos importantes advertencias a un tipo de contribuyente que en esta declaración de la renta de 2013 va a ser bastante numeroso. Son los preferentistas y los trabajadores que sufren atrasos en sus salarios.

En la presentación de la Declaración de Renta y Patrimonio 2013, los asesores realizaron las siguientes precisiones respecto a los preferentistas:

1. Cuando la entidad bancaria recompró las preferentes, se habrá producido un rendimiento del capital mobiliario negativo, ya se haya pagado en acciones o en efectivo. Este rendimiento negativo solo puede compensarse con rendimientos del capital positivo de ese año y, en el caso de no completarse con los de ese año se tiene cuatro años más para compensarse.

Si además, ese preferentista vendió las acciones en 2013 esa transmisión generará una pérdida o ganancia patrimonial que tributará en la base del ahorro si dichas acciones estuvieron en el patrimonio del contribuyente más de un año y, en la general, si la permanencia fue inferior al año.

2. En el caso en el que el preferentista hubiera acudido a un procedimiento de arbitraje, la situación sería otra. Cuando se produce el laudo arbitral, al contribuyente ya le han recomprado las preferentes pagándole en acciones, y resuelve que hay que restituir una cantidad máxima (pagaría la entidad bancaria) lo que pasa es lo siguiente: se calcula la diferencia entre la cantidad máxima y el valor de la cotización de las acciones el día que acudió a firmar el laudo arbitral o, entre la cantidad máxima y el importe recibido por las acciones si éstas ya las hubiera vendido antes de acudir al arbitraje.

En este caso se obvian las operaciones intermedias y se calcula el rendimiento del capital mobiliario, normalmente negativo, por la diferencia entre lo percibido que será el máximo a restituir fijado por el laudo, y el valor de adquisición de las preferentes.

En los casos en los que las acciones recibidas no se hubieran vendido, cuando se transmitan se producirá la ganancia o pérdida patrimonial.
Leer más vía invertia.com